Si queremos recibir la dirección de Dios, debemos ser capaces de recibir su correción

Dios es un Padre amoroso que sabe dar fuerzas al cansado, levantar al caído, sanar al enfermo y salvar al que está perdido, ¿a quien no le gustaría tener a un Padre así? Creo que a todos. Dios está dispuesto a ser tu Padre y ayudarte en todo lo que tú necesitas, pero recuerda esto; al recibir al Señor como nuestro Padre le estamos dando el derecho de disciplinarnos como sus hijos que somos.

Casi siempre queremos que Él nos bendiga y ayude en todo, pero no nos gusta cuando nos disciplina y corrige nuestros pasos. La disciplina del Señor es para salvación, su corrección no es con ira y enojo, sino con amor mirando un futuro mejor para nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s